Archivo de la etiqueta: técnica pádel

La volea, esencial para ganar tus partidos de pádel

Hoy vamos a tratar un golpe esencial para cualquier practicante del pádel, como es el golpe de la volea. A diferencia de otros deportes de raqueta dónde tiene “menos” importancia, el pádel es un deporte que se juega mucho en la red y la importancia de este golpe es fundamental.

Sin duda a nivel amateur, con una buena volea puedes ganar a cualquier tipo de rival pues los controlarás con este golpe y debes tratar de dominar todos los puntos. Al igual que la bandeja, la volea es determinante a la hora de preparar el juego y muchas veces determinarlo hacia tu juego.

volea-padel-jmdJMD, haciendo una volea de derecha en el medio

Cuando eres un pegador, debes tener una buena volea para preparar ese globo corto de tu rival, sino será cómodo para tus rivales superarte al no apretar por abajo.

A nivel profesional todos los jugadores tienen una volea espectacular pero quizás en esta faceta destacan los mejores jugadores del mundo, como el jugador de Head Fernando Belasteguín, Pablo Lima, el jugador de Drop Shot Juan Martín Díaz o el gran Sanyo Gutiérrez.

volea-sanyo

Los habituales fallos en la volea son varios:

  • No tener las manos altas al esperar la pelota y los pies activos, es decir, la posición de volea debe ser siempre activa y con la pala alta, pues el tiempo que se pierde en levantar la pelota puede suponer un buen impacto o no.
  • Coger la pelota detrás. Muchas veces la queremos golpear muy fuerte, por lo que armamos demasiado y el punto de impacto al final es detrás, lo cual genera que la pelota no tome el peso adecuado y que nuestras articulaciones sufran.
  • Muñequear en la volea es posiblemente la mayor causa de lesión en el pádel, en un altísimo porcentaje, las lesiones en antebrazos y codos derivan de problemas técnicos y mucha culpa es de muñequear en la volea.
  • Golpear con las caras de la pala demasiado orientadas ya sean hacia abajo como hacia arriba, con lo cual la pelota o no supera la red en el primer caso o va directa al cristal con una volea que sale muy alta.
  • Una correcta volea es cuando equilibramos el cuerpo en el momento del golpeo, es decir, si vamos a una volea de revés adelantando el pie derecho y si vamos a una volea de derecha adelantando el pie izquierdo que nos dará peso y colocación en el golpeo. Por lo que muchas veces los pies son el gran error de nuestra volea, salvo falta de tiempo de reacción debemos tratar de evitar los pies en paralelo.
  • La distancia con la red suele ser también un problema habitual, sobre todo en los cambios de nivel, pues es común ver a aficionados muy pegados a la red o muy lejos, con lo cual cuando se cambia el ritmo de bola o el nivel de los golpes; suelen comerse la pelota. Esto ocurre cuando están muy encima de la red o le cojen fácilmente el hueco de los pies con chiquitas.
  • Nunca dejes caer la pelota porque siempre es más complicado pasar la red en el momento que empieza a bajar, salvo que sea en una volea alta y estés bien colocado.

A continuación vamos a analizar las voleas desde diferentes tipos según diferentes variantes de análisis:

Según el golpeo:

  • Volea de revés, habitualmente los buenos jugadores en amateur suelen manejarla bien pero también es cierto que es donde los rivales suelen buscar para evitar ser atacados. Por lo general una buena defensa es cargar tu juego defensivo sobre la volea alta de revés de tu rival.

  • Volea de derecha, es el golpe natural para la mayoría de jugadores, con el que se suele atacar, normalmente si la coges delante y ves el golpeo la pelota suele salir con más velocidad que la de revés.

Según la técnica o efectos:

  • Volea liftada.

Es un golpe de arriba hacia abajo, una volea definitiva, poco habitual, ya que sólo se hace sorpresivamente, lo que se busca es velocidad en la pelota en un momento determinado para sorprender a los rivales que no se esperan ese golpe y no reaccionan a salir. En el pádel profesional es un recurso y hemos visto a jugadores como Silingo trayéndose bolas para su campo con una bolea liftada.

  • Volea plana.

Es un golpe sin efecto, sin demasiada complejidad y dónde se evitan riesgos, pero también es cierto que es la bola más fácil de defender, en donde no sorprendes al rival. Con cierto nivel es raro ver una volea plana, pero en los inicios es una bola que no presenta demasiado problema y supone no errar.

  • Volea cortada

La volea habitual en el pádel, lo que se trata es que el rival defienda lo más cerca del cristal y que la pelota rebote lo menos posible para no permitir al rival que salga cómodo de esta posición. La cara de la pala va más abierta como podemos ver en el vídeo de Hugo Cases.

  • Volea de bloqueo

Es la volea que utilizamos cuando nuestros rivales nos atacan ya sea con una bajada de pared, un remate o una defensa al cuerpo y por la velocidad de la pelota no podemos atacarla y para seguir en posición de ataque bloqueamos el golpe controlando la situación. Es importante tener los brazos un poco flexionados y agarrar la pala con firmeza. En el siguiente vídeo Juan Martín hace de la volea de bloqueo una volea de recreo pero por algo es el “Mago”.

Según altura:

  • Volea alta

La típica volea que tenemos que levantar mucho el brazo, es una volea que muchos confundimos atacándola y muchas veces es erróneo lo que nos hace fallar pues generalmente es una altura superior a lo atacable, por lo general es interesante hacer un golpe de transición y seguir el punto.

  • Volea baja

Es la volea que golpeamos por debajo de la red, por lo que debemos tratar de superar la red y colocar la bola lo más cerca del cristal posible sin levantar demasiado la parábola pues el rival puede buscar justamente que la levantes para fulminarte con un contraataque.  Se suele tener que hacer ante defensas de golpes liftados lentos con chiquitas

  • Volea normal

Es la volea que debemos tener muy automatizada, pues generalmente es la que debemos utilizar con mayor destreza y dónde más podremos preparar el punto o concluirlo en el mejor de los casos, es la pelota que te queda a la altura óptima.

Según dirección:

  • Volea a la verja

Es la volea más efectiva que hay pero con más riesgo por las distancias con las verjas y la orientación del cuerpo hace que el golpe no sea tan natural y se incremente el número de fallos. En el pádel profesional vemos jugadores como Bela, Lima o Juan Martín Díaz que juegan a un ritmo muy alto y en un altísimo porcentaje de acierto a la verja. Provoca que el rival dude siempre a la hora de devolverla un posible mal rebote.

  • Volea al fondo

Es la volea habitual de seguridad, que contrae menos riesgo por distancia y es la que por lo general debemos jugar para evitar fallos innecesarios.

  • Volea dejada o corta

Es una volea que busca sorprender al rival, que tendrá que arrancar, es bueno hacerla cuando el rival está a contrapié o muy pegado atrás. Muchas veces no tenemos que hacer dejada, podemos hacer voleas cortas contra jugadores que vemos que están muy cómodos defendiendo y no salen de esa posición para variar las situaciones sin que pasen a atacar.

Subir a la red… ¿o quedarse en el fondo?

Desde que nos iniciamos en la práctica del pádel, siempre se nos comenta que hay que subir y bajar con el compañero y que hay que tratar de mandar a los rivales a la defensa para pasar tú a atacar en la red.

Esto es cierto, cuantas más ocasiones ganes la red estarás más veces atacando. Y a su vez, aunque erróneamente podemos pensar que tendremos más opciones de ganar, pero esto no es así. Aunque sí es verdad que lo normal es que nos divirtamos más atacando y realizando estrategias aunque sean defensivas siguiendo la teoría. Es decir, si jugamos en la pista en el fondo sin subir, probablemente nos lo pasaremos peor que si subimos y luchamos por tener la iniciativa.

agustin-gomez-silingo-cristian-gutierrez-escalonados

Lo lógico es siempre tratar de ganar la red, pero hay ocasiones en las que no es lo más importante o lo ideal. Vamos a tratar de comentar algunas de las ocasiones en el que en el pádel amateur podemos utilizar estrategias diferentes:

1. Cuando tus rivales tienen una bajada de pared impresionante o muy superior a lo que tú eres capaz de bloquear. En ese caso prueba a quedarte atrás y ver si puedes defender desde el fondo de la pista. Normalmente la pelota aun se complicará más pero en ocasiones serás capaz de devolverla y puede ser una gran solución. En estos casos, nunca hagas un globo, sobre todo si tu compañero está en la red, pues además de darle la opción de ganar la red a tus rivales, es posible que vendas a tu compañero y sin quererlo, probablemente se pueda llevar un pelotazo por tu acción. Lo ideal es defender por abajo sin demasiado ritmo para poder ganar la red y en el peor de los casos, no destrozar a tu compañero. Si puedes mándala a tu cruzado pues tu compañero podrá defender mejor la red con su paralelo.

2. Cuando juegas contra el típico rival “devuelve bolas” y que casualmente suele devolver todo con globos. Cuando sufres mentalmente con estos rivales, es a veces positivo -estratégicamente hablando- quedarte atrás o incluso un poco más atrás, pues no tendrás que ir hacia atrás en cada bola; consiguiendo estar preparado para hacer una bandeja o un remate según lo que decidas. De esta manera, los globos, que además suelen ser buenos, podrás atacarlos.

sanyo-gutierrez

3. Cuando ves a tu compañero vendido en la volea y tu estás pegado al cristal, esto puede suceder por varias razones: porque no bajó a un buen globo que te hicieron, porque no subiste a una bola que él aprovechó para subir o porque dejaste pasar una pelota que podrías haber atacado sin botar para seguir adueñado de la red. En estos casos normalmente hay dos opciones. La primera es similar a la solución que dimos con la bajada de pared, tirar la bola a tu cruzado a la volea sin mucha intensidad para subir a la red si no suben tus rivales o para cogerle los pies en caso de que hayan decidido ganar ese hueco. Así, además como comentábamos, permites a tu compañero poder defenderse. La segunda opción es, si tus rivales están rápidos y ven la indefensión de tu compañero subiendo y ganando la red, tendrás el globo, pero este debe ser seguro, superando a tus rivales; pues sino tu compañero quedará indefenso. Este golpe solo lo debes hacer si estás muy cómodo y seguro del resultado.

4. Cuando tras un buen globo, ves la pelota que le queda para bajada de pared de tu rival. Sin ser el mismo caso que el de la bajada de pared “perfecta”, puedes optar por quedarte atrás. Incluso los dos compañeros, pues esto en el nivel amateur causa gran confusión y puede provocar un fallo completamente innecesario, ya que el jugador se queda sin referencia y no es raro ver que las pelotas se queden en la red.

Otra opción es la chiquita, pero sobre todo cuando tu compañero o tú mismo ves que tus rivales suben a la red. Una chiquita con mucho control puede hacer que tu compañero o incluso tú podáis ganar el punto.

majo-mapi-bandeja-star-vie-star-vie

5. Cuando tienes un rival que defendiendo te la mete con facilidad y acierto siempre a la verja. Esto sucede mucho cuando juegas contra el típico zurdo que, con su derecha, a la que no estás acostumbrado: te la cuela seguido una vez que estás en la red o estás subiendo a la red. De esta manera, quedándote atrás le “taparás” uno de sus golpes “letales” y le harás pensar, causándole muchos problemas, incluso provocándole muchos fallos.

Por el contrario y en relación a lo ya comentado, debes evitar hacer globos cortos o tirársela a la volea a tu paralelo cuando tu compañero está en la red, ya que puede sorprender sin demasiado riesgo en la espalda de tu compañero.

En el pádel profesional todo cambia, y lo cierto es que juegan a otro deporte, siendo muy habitual ver a los compañeros separados arriba y abajo.

La importancia de la velocidad de bola en pádel

Hoy vamos a analizar la importancia de la velocidad de bola en un partido de pádel y cómo podemos lograrla tanto en ataque como en defensa.

En defensa: cuándo subir o bajar la velocidad

En defensa es muy importante ser capaz de defender sin fallar a la velocidad que te interese. Es decir, cuando tengas en frente a jugadores con más nivel y sobre todo con un nivel de bola muy alto, muchas veces es interesante bajar el ritmo a donde puedas controlar la situación. Además, hay muchas ocasiones en las que este tipo de jugadores que suben tanto la velocidad de bola, lo pasan mal en el ritmo lento o sobre todo, cuando el rival los lleva a jugar a un ritmo lento, sufriendo sin saber cómo subirlo o fallando al tratar de subirlo. Lo más importante en defensa es ser capaz de controlar la velocidad de ataque de tu rival y en caso de que te supere, ser capaz de bajarla a dónde te interese.

fernando-belasteguin-defensa-flexion-2

Cuando te encuentras en defensa subir el ritmo a veces es interesante para evitar dejadas o voleas ganadoras de tus contrarios pero, por un lado, aumenta el riesgo de fallo y por otro, una mayor velocidad puede ser aprovechada por tu rival, si tiene más nivel que tú, para apretarte más, aprovechándose de ese aumento en el ritmo de bola que le has dado.

Asimismo, muchas veces debemos bajar el ritmo para recuperar la posición perdida en una defensa, es decir, cuando nuestro rival nos mueve a una zona en la que nos sentimos desprotegidos, la pelota lenta nos dará más tiempo para volver a la zona de confort, ya que ganamos tiempo antes de que tu rival vuelva a impactar con la pelota.

matias-marina-2015-defensa-flexion-3

También debes reducir la velocidad de bola cuanto más cercano a la red sea el golpe que quieres hacer, como por ejemplo en la chiquita, si quieres que tu rival tenga que golpear la pelota en los pies, pues además de un buen golpeo la velocidad de la bola debe ser menor para que efectivamente la bola supere la red y caiga, para así pasar al ataque.

En ataque: cuándo subir o bajar la velocidad

En ataque, la velocidad adecuada depende mucho de lo mismo, ser capaz de utilizar la máxima velocidad posible sin fallo cuando a tu rival le haga daño y ser capaz de bajar el ritmo cuando sea el lento el que le duela a tus rivales.

Es importante en ataque variar los ritmos. Muchas veces en función de donde están los rivales cambiar el ritmo en bolas consecutivas genera errores técnico/tácticos de tus rivales. En ocasiones una bola lenta sobre el medio por ejemplo te permite desplazar a los rivales y con un aumento de ritmo en la siguiente bola puedes ganar muchos puntos.

belluatti-wpt-vibor-a-volea

Por ejemplo, con bolas lentas y largas logramos poner al rival pegado al cristal para liquidarlo con un remate en el que la velocidad y la aceleración hacen imposible una devolución. Pero también hay remates lentos, sobre todo los que tienen como objetivo que rebote en uno de los cristales y muera en el siguiente, es decir, remates laterales y que mueran en el fondo o remates al fondo para que mueran en el lateral.

También tirar bolas con más velocidad a la posición del jugador obliga al jugador contrario a defender con el bote pronto o apartándose, lo que te seguirá dando el mando del punto.

Muchas veces una bola corta o lenta obliga al rival a moverse o a pensar demasiado, lo cual provoca un fallo, por eso, no siempre hay que jugar a una velocidad de bola endiablada y en puntos largos se puede reducir y aumentar los ritmos para que el rival no esté cómodo defendiendo.

Por el contrario, hay situaciones como por ejemplo en el volea-volea que una bola excesivamente lenta te puede matar con un pelotazo de tus rivales, por eso es importante manejar los diferentes ritmos y según en qué momento utilizar los cambios para hacer daño a tu rival pero siempre bajo la premisa de reducir el número de errores no forzados y en eso influye mucho el ritmo que tengas y que puedas utilizar en un partido.

bullpadel-paquito-navarro-velocidad-volea

También debemos bajarle el ritmo a la bola cuando nos hacen un globo largo. Lo interesante ante esas bolas es saber que es bueno bajar el ritmo para volver a recuperar la red sin haber dejado huecos, por lo que una bola larga y lenta nos dará ese metro que evita que nos cojan los pies.

Por otro lado, para saber cómo ganar velocidad de bola lo primero y posiblemente más importante es una buena técnica, golpeando la pelota delante la bola toma más peso y sale despedida con más control y velocidad. Pero no sólo es lo importante, ya puedes tener una técnica envidiable que si no estás acostumbrado al ritmo, sufrirás demasiado con el ritmo de tus adversarios.

Pero lo cierto también es que con partidos te acostumbras a casi todo por lo que no desesperes si no ves la pelota en un partido, sigue practicando el pádel e intentándolo y poco a poco irá mejorando. Cuando se juegue con pelotas de calidad se debe tener en cuenta que no hace falta apretar tanto pues la propia bola alcanza mayor rapidez o por el contrario, en defensa, tener más cuidado pues la bola será mucho más rápida.

El remate en el pádel

Uno de los golpes más potentes y precisos en el pádel es el remate o smash de definición. Éste golpe es muy técnico y, por tanto, muy difícil de dominar en jugadores amateurs. Sin embargo, una vez que se consigue la definición y el golpe perfecto, es muy útil, ya que puede ayudarnos a resolver el punto, trayendo la pelota hasta nuestro terreno de juego de una manera rápida y eficaz.

gutierrez 1

Cómo ejecutar el remate

Este golpe se suele realizar cuando el jugador está en la red. Es un golpe alto que consigue hacer que la pelota vuelva a nuestro campo.

Para ejecutar el remate, debemos conseguir que los rivales estén en el fondo de su campo, para golpear la pelota con definición. Deberemos apuntar al fondo de la pared contraria y en línea recta para que el golpe sea mucho más preciso.

Cómo mejorar el remate

Ejecutar el remate es complicado, tanto por la posición del cuerpo como por la precisión que este golpe requiere. Por eso es importante tener clara la técnica de este movimiento para repetirlo en los entrenamientos una y otra vez antes de intentar jugarlo en un partido.  Para conseguir la fuerza necesaria en el golpe, lo fundamental es impactar en el punto más alto y con la fuerza precisa. Por eso, entrenar el tren superior es básico para tener la musculatura desarrollada y poder imprimir en el golpe la fuerza necesaria. También es importante saber cómo hay que guiar la fuerza del cuerpo, ya que no se debe golpear con el brazo solamente, sino transmitiendo la fuerza desde todo el cuerpo.

Hay diversos ejercicios que podemos realizar, tanto con una pareja como en solitario, para ejercitar el cuerpo y practicar el remate con intensidad. Además de la pala y la pelota de pádel, puedes utilizar otros instrumentos deportivos como un balón medicinal o una mancuerna.

Errores más comunes

La dificultad técnica del golpe hace que los jugadores tarden en llevarlo a cabo con precisión. Hay quienes al ejecutarlo cometen el gran error de imprimir demasiada fuerza, en vez de centrarse en la velocidad del movimiento. Impactar muy atrás también es un fallo, la bola parecerá pesada y se perderá velocidad. Por último, un error bastante común es no golpear la bola en la posición correcta al no girar la muñeca en el momento adecuado, lo que hace que la dirección en la que cae sea muy diferente a la que se buscaba en un principio.

Lo importante en el remate es conseguir dominarlo con precisión y no abusar del mismo para poder sorprender al rival en nuestros golpes y ganar los puntos precisos en cada partido.

 

Claves para hacer una buena bandeja

Para los no iniciados en el pádel, los nombres de los golpes suenen un poco extraños: bandeja, víbora, globo… Dominarlos y saber cuándo tienen que ejecutarse es fundamental para jugar de una manera correcta al pádel y hacer buenos partidos, ya sea de manera amateur o semiprofesional. En esta ocasión vamos a centrarnos en uno de estos golpes para saber cómo se realiza y sacarte todo el partido posible.

10155388_10152445506654828_8802561482407010102_n

La bandeja

Este es un golpe específico que se utiliza para contrarrestar un golpe globo del rival y que se ha quedado un poco corto de potencia. Gracias a su ejecución es posible recuperar la pelota y mantenernos cerca de la red, algo básico para conseguir ganar el partido. Básicamente podría decirse que se usa para no perder la ventaja en el punto que se está disputando.

Los jugadores de pádel utilizan este golpe cuando tienen que realizar un ataque en una posición incómoda y en clara desventaja. Gracias a este movimiento, la posibilidad de cometer errores y que la pelota rebote donde no debe es mucho más baja que con otros golpes.

 Pasos para conseguir una buena bandeja

Aunque es uno de los golpes más habituales, el smash bandeja o, simplemente, bandeja, al principio resulta un poco difícil conseguir precisión para ejecutarlo limpiamente.

Lo primero será colocarnos en posición para poder controlar mejor el impacto, la velocidad a la que volverá la pelota y su dirección. Para ello, desde la posición en la que nos encontremos, deberemos girar la parte derecha del cuerpo hacia atrás y elevar la mano de la pala hacia arriba y atrás.

Es fundamental no perder de vista la bola y colocarnos de manera que ésta quede a nuestra derecha. La pala quedará por encima del que será el punto de impacto para darle efecto a la bola desde abajo cuando se haga el golpe y así conducir el movimiento para que, cuando rebote en la pared, vaya dirigida hacia la red y sea más difícil para el adversario responder. La pala debe quedar mirando hacia arriba –de ahí el nombre del golpe– y si se ejecuta bien, la pelota rebotará mucho menos que si hubiésemos dado otro tipo de golpe.

Un truco para mantener el equilibrio del cuerpo y saber si estamos bien colocados es extender el brazo contrario a la pala de manera que quede señalando hacia la bola. De esta forma, además de calcular bien la distancia, nos servirá para mantener la postura correcta y el equilibrio de todo el cuerpo. El cuerpo deberá acompañar la dirección del golpe y, si se puede, orientar la pelota hacia la red o la pared lateral para tener aún más control sobre el punto que se está disputando.

Las ventajas del golpe de bandeja

El golpe de bandeja, como se han indicado, es realmente efectivo. Resumiendo sus características, podemos concluir que da una gran ventaja al jugador que lo realiza dificultando la siguiente jugada al rival, a la vez que hace posible que haya profundidad en el golpe evitando los rebotes.

 

Conoce a tu rival

En pádel no basta solo con realizar una buena ejecución técnica y saber moverse en la pista. Existe otro factor muy importante que también hay que tener en cuenta a la hora de afrontar un partido, la táctica a seguir frente al rival.

Establecer una táctica previa y conocer al rival puede ser decisivo para ganar un partido. 

Hay que saber que no hay ningún oponente igual y que cada uno posee una serie de características técnicas y tácticas que definen su juego. Descubrirlas y adelantarnos a sus movimientos debe ser uno de nuestros objetivos. Para ello debemos percibir y analizar minuciosamente todos los detalles y, aunque parece sencillo, necesitamos tener algo de experiencia para saber interpretarlos bien.

Benicassim

Existen una serie de factores que nos pueden resultar de gran ayuda y, probablemente, el mejor momento para percatarnos de ellos sea en el calentamiento. Si esperamos a que comience el partido, puede uqe sea demasiado tarde. Toma nota.

Cualidades físicas. Conocer sus puntos físicos fuertes es importante, si destaca por fuerza, velocidad o agilidad. En base de eso podemos crear una estrategia que llegue a desgastarle físicamente.

Estatura. Aunque parece algo sin importancia, saber su altura nos permite elegir el golpe perfecto para desequilibrarle.

Zurdo o diestro. Si es zurdo estará colocado en el lado derecho de la pista, lo que significa que ambos jugadores tendrán la posibilidad de atacar y conseguir puntos ganadores.

Movimientos de piernas y brazos. Saber su agilidad a la hora de desplazarse y moverse por la pista nos desvelaría su nivel de juego.

Ataque o defensa. Percatarse de la posición que le es menos cómoda al jugador y, de esta manera, utilizarla en su contra.

Efecto y golpe utilizado. Si vemos que repiten con frecuencia un golpe o efecto, podemos anticiparnos a las jugadas.

Manejo en los rebotes de pared. Otro factor importante. Dependiendo de su destreza a la hora de afrontar este tipo de situaciones, debemos darle una potencia u otra a nuestros golpes.

Utilización del revés. Hay jugadores que no dominan este golpe e intentan evitarlos, lo cual sería una oportunidad para nosotros.

Esto son solo algunos de los factores a tener en cuenta. Con la experiencia irás descubriendo otros y perfeccionando la percepción de los que ya conoces. No olvides mejorar tus habilidades y movimientos para convertirte así en un rival difícil de analizar.

 

El ataque de la víbora

La víbora es uno de los golpes más conocidos y característicos del pádel. Su puesta en práctica requiere cierto nivel de juego, sin embargo, siguiendo los consejos y técnicas que explicamos a continuación, nos será más fácil dominar este golpe tan eficaz.

mieres

¿Qué es y cuando se usa? La víbora es un golpe de pádel que puede considerarse una variante del smash y la bandeja. Es un golpe de ataque, que puede usarse para definir o presionar, dependiendo de la potencia del jugador y las condiciones físicas.

Normalmente se usa cuando el jugador no tiene suficiente potencia como para realizar un smash, o bien, cuando sí la tiene pero las condiciones físicas no son óptimas, por ejemplo: si la pista es de césped, la bola es de peso alto, hace mal tiempo o humedad…

¿Qué pretendemos con este golpe? Cuando hacemos una víbora tenemos como objetivo que la bola salga con mucho efecto después de impactar con la pared del rival, dificultando así su devolución. De ahí viene el nombre de “ víbora”, de la reacción de la misma bola al salir de la pared contraria.

¿Qué posición debemos tomar? Para llevar a cabo este golpe debemos estar situados en la zona de red de manera que, cuando nos realicen un globo, podamos desplazarnos hacia el centro de la pista mediante pasos laterales, colocando nuestro cuerpo de perfil. Los pies deben estar separados, con el izquierdo delante (para diestros) y las piernas flexionadas. La pala irá justo detrás de la cabeza.

 ¿Cómo lo ejecutamos? Ahora que estamos en posición, vamos a ejecutar el golpe cortando la bola de arriba abajo con un movimiento rápido. Es aconsejable darle un efecto cortado lateral ya que éste hace que la bola salga con más efecto rotatorio al rebotar en la pared contraria.

Durante el golpe, la pala irá hacia delante y remataremos el golpe cruzando el brazo por delante de nuestro cuerpo hasta la altura del hombro contrario, aproximadamente. El efecto de la terminación debe venir de la velocidad del antebrazo y el movimiento de la muñeca, procurando no girar demasiado los hombros.

Durante la puesta en práctica del golpe, el peso del cuerpo recaerá en la pierna delantera.

¿Dónde dirigimos la bola? A la pared de nuestro rival, preferiblemente en cruzado. Debemos procurar que bote entre la línea de saque y la pared contraria.

¿Qué velocidad le damos? Este factor va a depender del nivel que tenga el jugador y de las intenciones que tenga éste: definir o presionar. Si el jugador tiene buena potencia, debe realizar un golpe de velocidad que sorprenda al rival.

Al comienzo decíamos que la víbora era un golpe de ataque y no siempre definitivo, sin embargo, tras llevarlo a cabo, es muy difícil que la bola sea devuelta. Ésta quedará por debajo de la altura de la red e impedirá la ejecución de un golpe ganador. Pero hay que estar muy atentos, pues aunque su devolución requiere de un nivel al alcance de muy pocos, los hay capaces de defender este golpe.

Restos que suman

Si el saque es uno de los golpes más importantes en cualquier partido de pádel, el resto no se queda atrás. Son las dos caras de la misma moneda ya que representan el primer golpe de cada pareja en todos los puntos. Un saque bien ejecutado, preciso y potente, puede ser anulado con una buena técnica a la hora de restar. Para defender, un buen resto es el arma más potente. ¿Cómo aprender a realizarlo correctamente?

El primer paso es acudir al reglamento y aprender al pie de la letra cómo ejecutar el golpe. Aprendizaje básico para los más novatos: el restador debe esperar a que la pelota bote para golpearla y no puede permitir que dé un segundo bote, incluso si tras el primero rebota en una de las paredes.

El orden del resto lo deciden los integrantes de la pareja y debe respetarse hasta el final del set. Una curiosidad: ¿qué pasa si la pareja se confunde y alterna ese orden? Según el reglamento: “deberá continuarse de esta forma hasta el final del juego en el que se ha producido la equivocación. En los juegos siguientes de aquel set, la pareja adoptará la colocación escogida al iniciar el mismo”.

Malas noticias para los más rápidos con el servicio: hasta que el restador no se encuentre preparado para el resto, no podrá ejecutar el saque. Si lo hace y acierta el golpe, el punto no será válido. En caso de que alguno de los jugadores sea molestado por un elemento externo, el punto se repite.

¿Cuáles son las claves de un buen resto? Se trata de un golpe de gran componente psicológico en el que el juego de intenciones entre servidor y restador es protagonista. Para poder recibir el saque del rival con garantías, la anticipación es clave. Un golpe en movimiento será mucho más complicado de responder que uno para el que preparamos el cuerpo. Tensión y concentración.  Una buena colocación equivale a un resto solvente. Normalmente, la situación en la pista habitual deberá ser cercana a la pared lateral para poder responder aquellos golpes que impacten contra ella.

Si elegimos un buen lugar para responder el servicio del rival, llega la segunda parte: ejecutar nuestro golpe. No es un cometido sencillo: la subida a la red de los rivales puede provocar que nos ganen fácilmente con una volea efectiva. Normalmente, dependerá de la situación en que recibamos la bola. El control es fundamental: si sabemos dónde colocar la bola, podemos derribar la barrera rival. Un globo a la línea de fondo, un golpe cruzado a los pies del sacador o un golpe paralelo que supere a su compañero. ¿Por qué conformarse con responder un saque, con sobrevivir el servicio rival? El buen resto hará que controles el punto y lleves la inciativa. Entrenar para restar con garantías merce la pena.

Ganar desde la red: la volea

Volear con eficacia no está al alcance de cualquiera. La volea, tipo de golpe realizado cerca de la red antes de que la pelota bote en el suelo, requiere entrenamiento y paciencia. Su técnica no es de las más sencillas: es importante aprender cuidadosamente los movimientos, la trayectoria que el brazo debe seguir para conseguir el efecto deseado. Pese a ser un golpe complejo, sus resultados son definitivos para un partido: la volea es uno de los golpes que más puntos ganadores consigue.

Primera regla para una buena volea: la posición. Al igual que hacemos cuando golpeamos desde la línea de fondo, piernas abiertas ligeramente semiflexionadas y posición frontal, de cara a la red. Hay que prestar especial atención a la postura de la pala: no conviene dejarla caer demasiado, ya que la volea es un golpe que se ejecuta en un corto periodo de tiempo y debemos estar preparados para responder.  Como los golpes de fondo, puede ser de dos tipos: de derecha o de revés. Sin embargo, la empuñadura no cambiará en ningún caso. Una buena opción para este golpe es una empuñadura continental (sujetar la pala como un martillo).

Se trata de un golpe que exige una concentración óptima en todo momento: requiere movimientos ágiles, dada la cercanía con la red. Cuando la bola se aproxime, hay que ser rápido: conviene golpear la bola siempre por delante del cuerpo para conseguir una buena colocación y potencia. Si esperamos a que la bola venga a nosotros, no podremos imprimir la técnica que deseamos. Llegada la hora de golpear, hay que dar un paso al frente y echar nuestro peso hacia delante para imprimir más fuerza al golpe.

Una de las grandes ventajas de la volea es la posibilidad de imprimir efecto a tus golpes. Cuando el rival esté demasiado lejos de la red, un efecto cortado te ofrecerá la oportunidad perfecta para que no pueda devolver tu golpe.  En definitiva, si sigues bien las indicaciones (es recomendable pasar por las manos de un monitor especializado que te enseñe a ejecutar este golpe correctamente), tendrás en tu mano la posibilidad de golpear una bola ganadora.

¿Por qué es la empuñadura tan importante?

En un deporte como el pádel, preparación física y técnica ocupan posiciones complementarias a la hora de equilibrar la balanza en un partido. Un jugador de físico privilegiado, sin una técnica que respalde esa capacidad, no encontrará el camino hacia lo más alto del podio  Las dimensiones reducidas de la pista y las particularidades de este deporte hacen que todo importe. Cuestiones como la manera de golpear o la habilidad en los desplazamientos son decisorias. La empuñadura es uno de esos detalles que marquen la diferencia.

La forma en la que sostenemos la pala durante el juego (empuñadura) es determinante. Un mal agarre hará que el jugador pierda el control de sus golpes y la capacidad para enviar la bola al lugar de la pista que desea. Hay que concebir la pala como una prolongación del brazo y la mano: para conseguir trasladar nuestros movimientos a ella, deberemos garantizar una buena conexión. Si no cogemos la pala del modo más efectivo, esa conexión falla y es difícil poder transmitir una intención al golpe. Se trata también de una cuestión de fuerza: sin una empuñadura bien planteada, nuestro golpe puede perder intensidad.

No hay fórmulas mágicas para conseguir una empuñadura perfecta. La forma de agarrar la pala dependerá de cada jugador y de aspectos como su experiencia, su técnica, etc. Cuando los más novatos se enfrentan a sus primeros golpes, se decantará por agarres básicos, que no le compliquen el juego. Los más avanzados irán adoptando paulatinamente un catálogo más amplio que le permitan cambiar la posición de sus manos de un golpe a otro. En un deporte como el pádel, no obstante, la empuñadura no suele modificarse en exceso: las dimensiones reducidas de la pista obligar a ser muy rápido.

La empuñadura continental es una de las más utilizadas: consiste en sostener la raqueta como si de una herramienta se tratase, con el dedo pulgar a la izquierda y el resto a la derecha, estando el índice ligeramente adelantado. La posición sería similar a que adopta nuestra mano cuando usamos el ratón de un ordenador. Es la perfecta para que enviar las bolas al rival con efecto cortado y tener así más probabilidades de que no responda el golpe.

Pero, en cuanto a empuñaduras se refiere, no solo importa el aspecto humano: la técnica también tiene importancia. El uso del material adecuado facilitará o dificultará que la relación entre mano y pala sea la adecuada. El uso de overgrips, por ejemplo, tienen consecuencias en el juego y la elección de uno u otro dependerá de las características de cada jugador. El mercado ofrece un gran número de alternativas: es uno de los accesorios estrella del pádel por su importancia en el juego. Afecta a cuestiones de índole técnica principalmente, aunque también tiene repercusiones en el físico (juega un papel clave en cuando a absorción del sudor o prevención de lesiones de codo y hombro).

Aquellos que necesiten potenciar la fuerza, imprimir más intensidad a sus golpes, deberán elegir un overgrip grueso: así tendrán más superficie de agarre y podrán dar más potencia a su juego. Además, es perfecto para aquellos que necesiten no cerrar el puño del todo por diferentes lesiones. El modelo Foamy, de Middle Moon, sigue esta línea: proporciona un volumen extra y más comodidad para la empuñadura.

El overgrip fino es, en cambio, ideal para exprimir las habilidades más técnicas, esas relacionadas con el control y la colocación de la bola. La fórmula es sencilla: se consigue una pala más ligera y una agarre más certero, lo que da más importancia a la muñeca. Estas empuñaduras ligeras no son compatibles con palas demasiado demasiado pesadas o con jugadores que no dominen aún con destreza la técnica. El modelo Overgrip Skinny de Middel Moon es perfecto para ello: pequeño grosos y muy absorvente.