Las lesiones más habituales en el pádel

El pádel es un deporte con muchísimos beneficios y entre ellos, se encuentra el hecho de que no es un deporte con un riesgo excesivo de lesiones. No obstante, sobre todo si no existe una buena preparación técnica o no se usa el material de pádel adecuado, su práctica puede provocar distintos problemas físicos.

Además en el pádel la edad de participación se alarga y esto hace que los daños sean más habituales. Por tanto, es fundamental una buena preparación antes y después del partido, así como trabajar las zonas propensas a sufrir lesiones.

lesiones-padel2

Las lesiones más habituales en el pádel son:

Esguinces de tobillo y de rodilla

Es una lesión típica, muchos jugadores juegan con tobilleras, como es el caso de Bela, y es básico trabajar con ejercicios de propiocepción de tobillo y rodilla. Con ellos además trabajas y preparas otros músculos que son propensos a lesionarse como los glúteos y los gemelos.

Tendinitis en hombro, codo o muñeca

Por lo general, suelen ser dolencias que salen por una mala técnica y lo primero es cambiar el gesto que se realiza mal, a la par que tratarlo. De nada vale parar la actividad deportiva, recuperarse con un profesional y volver a realizar los mismos gestos que causaron la lesión, por tanto, es muy recomendable corregir los golpes con un monitor profesional de pádel. Suelen ir aparejadas las dolencias de las tres zonas e ir apareciendo una tras otra.

Para tratarlo, además de fisioterapia, es muy interesante ir potenciando las zonas, sobre todo el hombro, con ejercicios dónde nos ayudamos de gomas elásticas, ya que permiten trabajar la zona sin forzar demasiado los ligamentos.

La lesión estrella del pádel, mal identificada muchas veces, es la epicondinitis, ya que no todos los dolores en el codo son esta lesión. También es muy habitual tener fuertes dolores por sobrecarga en los rotadores, sobre todo los pegadores.

Tendón de Aquiles y gemelos

El tendón de Aquiles es ya un habitual dolor en muchos jugadores, cuando calientas suele desaparecer pero cuando enfrías se vuelve insoportable. Las superficies duras, más un uso de poca amortiguación, incrementan las posibilidades de sufrir este incómodo dolor. Lo más importante es potenciarlo con ejercicios de flexión. Los ejercicios de propiocepción también ayudan mucho a los gemelos, que es una de las zonas musculares que más sufren en el pádel y que la gente que llega de otros deportes tiene menos trabajados.

Contracturas en isquios y cuádriceps

Son habituales por un mal calentamiento o una sobrecarga de trabajo. Lo más fácil para fortalecer suelen ser ejercicios tipo de sentadillas ya que se potencia mucho el equlibrio y fortalecen mucho. Un exceso de descuido puede generar roturas de fibras, algo que nos tendrá mucho tiempo parado y que necesitará una atención extra.

Lumbago y contracturas en la espalda

El pádel es un deporte que tira mucho de esta zona, por lo que se debe preparar bien la zona para evitar problemas o lesiones complejas. Además una buena técnica de defensa y de ataque ayuda mucho a evitar latigazos innecesarios. La compensación de los abdominales y los lumbares son básicos, así como trabajar bien con las escapulas, que también ayudará en los hombros.

lesiones-padel1

Una zona poco trabajada habitualmente como los lumbares y los abdominales pueden crear problemas incluso en cuádriceps e isquiotibiales.

Fascitis plantar

Es muy habitual que una zapatilla de pádel que a un jugador le va bien a otro le vaya mal y eso no significa necesariamente que sea mejor o peor, pues cada uno tenemos una pisada. En la actualidad hay multitud de zapatillas de pádel con grandes prestaciones en el mercado.

Es una lesión muy molesta y por lo general el tratamiento y unas plantillas puede ser suficiente, aunque muchas veces se complica mucho y da mucha lata.

Lesiones visuales

Una de las lesiones más accidentales en el pádel son las relacionados con los ojos. La única forma de evitar estas lesiones es la utilización de gafas protectoras y, en este sentido, la adaptación no suele ser cómoda pero sí es muy recomendable pasarla, pues la seguridad es mucho mayor.

Los peores golpes suelen ser cuando la bola rebota de la pala al ojo, pues el tiempo de reacción es muy reducido.

Para evitar las lesiones más comunes en el pádel es fundamental contar con una buena técnica, así como un material de pádel adecuado; sobre todo zapatillas de pádel y palas. Asimismo, es muy importante hidratarse, pues muchas lesiones como las roturas de fibras o lesiones musculares llegan por este aspecto. ¡Ah! Y por supuesto, calentar y estirar bien, algo que por más que se recomiende… en muchas ocasiones nos olvidamos.

lesiones-padel3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>