Archivo por meses: febrero 2015

¿Cuál es la edad idónea para comenzar a jugar al pádel?

El deporte ofrece numerosos beneficios y, por ello, se recomienda empezar a practicarlo a edades tempranas. El pádel, por sus características, es una disciplina que los niños pueden aprender con facilidad, divertida y muy social.10696405_807969455921407_4691424965307454977_n

Cuándo comenzar a jugar

Este deporte requiere de cierta técnica y de movimientos precisos, por lo que no se recomienda que los niños reciban clases cuando son aún demasiado pequeños. La edad más baja para iniciarse en esta disciplina se sitúa en los 5 años, aunque también depende de las destrezas del niño y de su desarrollo físico y personal. Hay quienes optan porque primero aprendan a jugar al tenis, mientras que hay quienes deciden comenzar directamente por el pádel. Ambas opciones son válidas, aunque habrá que tener en cuenta, que quienes cambien de deporte tendrán que tener un periodo de adaptación previo, para evitar cometer errores y mantener algunos vicios del tenis en el pádel, que pueden hacer que el juego no sea tan fluido como debiera.

Beneficios del pádel en los niños

Este deporte facilita el desarrollo de la coordinación en los niños, mejorando notablemente su psicomotricidad. Además, les ayuda a mejorar su orientación espacial y su coordinación óculo-manual. Es una disciplina aeróbica que produce una considerable quema de calorías, lo que ayuda a combatir la obesidad en algunos casos y en general, mejora el tono muscular de los menores.

Pero no sólo tiene ventajas en el plano físico, ayudándolos a tener una vida más saludable a través del deporte, sino que ayuda en el ámbito social y personal. Al ser un deporte por parejas e incluso equipos, el pádel mejora la socialización de los niños y los hace ser más competitivos y, a la vez, colaborativos. La diversión es el aspecto más importante en la relación entre el deporte y los niños. Necesitan una disciplina que les guste y les motive. El pádel, al tratarse de un deporte de reglamento sencillo, fácil de aprender y muy social, suele cumplir las expectativas de los menores. Otro beneficio a destacar es que al ser un deporte relativamente fácil, donde se puede mejorar técnicamente con los entrenamientos oportunos, a medida que van siendo consciente de su evolución, ganan confianza y su nivel de autoestima aumentará.

Cómo entrenar con niños

Hay que tener en cuenta que los niños tienen un ritmo diferente al de los adultos. En primer lugar, el deporte debe ser para ellos una forma de diversión y no una obligación. Es bueno que esta actividad se realice porque los pequeños la han elegido y no porque los padres hayan decidido que éstos reciban clases.

También hay que tener en cuenta que la concentración de los niños y su fuerza física es inferior a la de los adultos y por eso, debe establecerse una rutina diferente. Si el niño es buen jugador de pádel y quiere participar en competiciones oficiales, hay que ser conscientes de que esto requiere mayor intensidad en los entrenamientos y de que los padres tienen un papel fundamental para conseguir una buena conciliación entre los estudios y la competición.

Cómo afrontar las lesiones más habituales en el pádel

Ya hemos visto cuáles son las lesiones más típicas de los jugadores de pádel y cómo prevenirlas, pero, ¿qué podemos hacer si ya  nos hemos lesionado? Lo fundamental es no forzar los músculos y no volver a remotar las actividades deportivas hasta que no se haya recuperado por completo la zona.

Fascitis plantar

La fascitis plantar es una inflamación de la planta del pie, concretamente, en la zona del talón. Está producida por malos hábitos o por el uso de un calzado inadecuado. Si se produce, lo mejor es no llevar a cabo ningún tipo de sobrecarga en la zona y aplicar frío para rebajar la inflamación. Si el dolor es muy intenso puede tomarse algún tipo de analgésico o antiinflamatorio, siempre y cuando lo recomiende el médico. En esta lesión la consulta a un fisioterapeuta es más que recomendable ya que podrá ayudarnos con tratamientos combinados como masajes o la adaptación de plantillas para que no vuelva a producirse de nuevo la misma lesión.

fisio

Tendinitis en el hombro

Esta lesión puede llegar a ser muy molesta porque de agravarse, llega a hacer que la persona pierda movilidad en el brazo. La tendinitis en el hombro o pinzamiento provoca dolor y limitación de movimientos. Por eso, nada más sentir dolor y molestias en la zona es importante reducir la inflamación en la zona para que los músculos puedan descansar. Se puede colocar hielo varias veces al día durante periodos cortos (no más de un cuarto de hora) y reducir al máximo los movimientos de la zona. Los estiramientos y ejercicios para fortalecer estos músculos pueden ayudar a que en el futuro no se reproduzca la lesión.

Codo de tenista

Esta lesión se manifiesta en forma de dolor en la parte lateral del codo, que va aumentando poco a poco. En los primeros días hay que dejar reposar la zona aplicando hielo varias veces al día. También ayudan los estiramientos de codo y muñeca con varias repeticiones diarias. Sin embargo, no hay que forzar nunca la zona, ya que las microrroturas del tejido interno que han causado la lesión podrían agravarse si se fuerza la articulación.

Desgarros musculares

Los desgarros musculares son una de las lesiones más dolorosas y molestas que pueden producirse en la práctica deportiva. Para tratarla, al igual que en las anteriores, el reposo y el frío son fundamentales. Dependiendo de la intensidad del desgarro muscular puede ser necesario reposo absoluto, por lo que un médico deberá evaluar la respuesta de los músculos ante una actividad normal para evitar que la lesión se agrave.

fisio2

En todos los casos es importante acudir a un profesional de la salud para que nos dispense un tratamiento adecuado. En muchas ocasiones, recurrir a un fisioterapeuta es una buena manera de ayudar a acelerar la recuperación y, a la vez, aprender buenos hábitos durante la práctica deportiva. Y recuerda que el calentamiento y los estiramientos antes y después de jugar a pádel pueden ayudar a prevenir muchas lesiones, por lo que es fundamental aprender a hacerlos de una manera correcta.