Archivo por meses: julio 2014

Sacar a la australiana o hacer un servicio normal

Los saques en el pádel son parte fundamental del juego porque es ahí donde comienza a jugarse el punto. Hay varias formas de sacar y cada pareja tendrá que ver cuál es la que mejor se le da y cómo controlan mejor la pelota para conseguir el punto ante los rivales. Una de las formas más populares de sacar en el pádel es la que se conoce como “australiana”. Con esta táctica cada miembro de la pareja se queda dominando un lado de la pista haciendo de esa zona su área especializada. De esta forma se intenta, durante todo el partido, mantener la posición en su zona para ganar el punto ante el equipo contrario.

_DSC5864

 Quién debe usar el saque a la australiana

Muchos jugadores prefieren este modo porque controlan esa parte del campo y les es más fácil preparar el ataque o la defensa si controlan la zona completamente. Además, si los rivales no están especializados en esta técnica es mucho más fácil ganarles el punto al obligarlos a colocarse de una manera similar para intentar parar nuestros golpes.

Sin embargo, no es una táctica perfecta. Sacar a la australiana tiene algunos inconvenientes, sobre todo si lo usamos reiteradamente: si tenemos una pareja de rivales habituales y descubren que siempre usamos los mismos golpes pueden utilizar golpes para obligarnos a romper ese saque a la australiana. Este tipo de saque es habitual entre parejas que ya tienen una gran compenetración en el juego y da lugar a un juego mucho más agresivo y rápido con golpes fuertes y precisos. En este caso los jugadores se suelen especializar en una zona y acabar perdiendo versatilidad si se practica durante mucho tiempo.

 Usando el servicio normal

Sin embargo, el saque que más se utiliza entre los que se inician este deporte es el servicio normal, donde los jugadores van cambiando de zona. Como desventaja, al principio resulta un poco más incómodo porque el jugador que saca, normalmente, es el que recibe la primera bola, por lo que puede estar en una posición complicada para devolver el saque. Como ventaja, con el servicio normal los dos miembros de la pareja serán más polivalentes al cubrir todas las zonas. Además se puede confundir al rival al jugar cruzado haciendo que los puntos sean más largos.

 Si dominamos bien el saque a la australiana no hay problema en que lo usemos tantas veces como queramos. Pero si ya se ha convertido en algo habitual o queremos jugar de otra manera, siempre podemos hacer un servicio normal. Las ventajas sobre el otro tipo de saque es que el jugador será más polivalente en la pista y puede llegar a confundir al rival al jugar cruzado. Sin embargo, requiere que los jugadores tengan una gran experiencia y dominio de la técnica para saber cuándo cambiar y cómo conseguir los mejores puntos.

Por supuesto estas dos técnicas pueden combinarse como se quiera en el partido para lograr conseguir los puntos de una manera más rápida.

 

Del tenis al padel: cómo adaptar los golpes

El pádel es un deporte que se ha puesto de moda en los últimos años. Ya sea de manera amateur o semiprofesional, muchas personas dedican parte de su tiempo de ocio a practicar este nuevo deporte que surgió hace apenas cincuenta años. Muchos de los aficionados a este deporte o quienes se están iniciando ahora provienen del tenis y llegan con algunos vicios posturales que pretenden reproducir en el pádel. Aunque hay algunos golpes y movimientos parecidos, lo cierto es que son dos deportes completamente distintos, con lo que hay que adaptar la mentalidad para trasladar algunas de las tácticas del tenis hasta el pádel.

tennis copy

Raqueta vs Pala

La primera gran diferencia entre el tenis y el pádel es la pala. En el tenis, el punto de impacto de la raqueta se encuentra alejado de la mano, mientras que en el pádel se sitúa cerca del puño. Esto hace que, psicológicamente, el jugador sienta que la pala pesa menos que la raqueta, aunque en realidad es al contrario. Los jugadores que proceden del tenis necesitan un periodo de adaptación a la empuñadura hasta que logren encontrar el punto exacto para golpear la pelota.

La pared

Otro elemento diferenciador de estos dos deportes es la pared. Los tenistas que se inician en el pádel intentan golpear la pelota antes de que rebote en la pared, perdiendo la oportunidad de colocar mejor el punto ante el rival. Hay que pensar en la pared como un elemento más de este deporte que nos ayudará a jugar, y no como un mero límite del campo.

Cambiando los golpes

Aunque desde fuera puede pensarse que el fondo es el mismo lo cierto es que son deportes con una filosofía distinta. El tenis es mucho más rápido y ofensivo a la hora de hacer los puntos, mientras que el pádel es más lento y trabajado, con lo que las posiciones cambian mucho.

Los golpes de derecha son muy parecidos en ambos deportes, aunque la colocación del cuerpo varía un poco. Sin embargo, es fácil para los tenistas y se adaptan rápidamente, al igual que ocurre con el golpe de revés, donde hay que hacer algunos cambios en la posición de las piernas para conseguir el efecto completo.

La mayor dificultad para los tenistas llega a la hora de realizar golpes específicos de este deporte, como por ejemplo la bandeja, que suele dar grandes complicaciones a la hora de ejecutar el golpe por las características del mismo y por los vicios posturales que se traen del otro deporte.

Los tenistas que juegan al pádel deben cambiar la mentalidad a la hora de entrar a la pista de pádel y jugar con todos los elementos a su alcance. Uno de los mayores errores es intentar ganar los puntos como en el tenis y no aprovechar la red y los golpes tácticos para desmontar al adversario, haciendo que el partido se haga mucho más difícil para ellos al intentar introducir golpes que no se corresponden en el juego.

 

¿Cómo afecta el calor a las pelotas y a las palas?

Llega el verano y los torneos de pádel entre amigos son habituales en estas fechas. Aunque la dinámica de juego no cambia mucho en esta época del año, sí que hay que tener en cuenta que el calor afecta tanto a las palas como a las pelotas, por lo que es necesario tener un mantenimiento mínimo para evitar desperfectos en esta época del año.

instagram1

La pelota

Por ejemplo, en la teoría se entiende que las pelotas deberían usarse en un ambiente de unos 20º y con una humedad máxima de un 60%. Sin embargo en esta época del año las temperaturas suben mucho más y es imposible controlar este aspecto. En lo relativo al juego no influye mucho, aunque es cierto que cuanto más alta sea la temperatura, mayor será la distancia que recorra la pelota durante el bote, por lo que tendremos que adaptar el juego a este aspecto.

bola_instagram

Las palas

En las palas el desgaste es mucho más evidente. Las temperaturas demasiado elevadas pueden deformar la pala e incluso llegar a alterar su equilibrio, con lo que tendremos que comprar un equipo nuevo.  Normalmente, los materiales aguantan hasta los 50º C y a partir de ahí, comienzan a perder las propiedades.  Por eso es importante no mantener las palas en una exposición directa al sol ni en espacios cerrados que alcancen altas temperatura.

 Grips y overgrips

Los grips y overgrips que hayamos puesto en nuestra pala podrían sufrir también las consecuencias de las altas temperaturas. Si comienzan a despegarse debido al calor lo mejor es quitarlos y reemplazarlos por unos nuevos, teniendo en cuenta el material del que están hechos para facilitar un mejor agarre. Tal vez tengamos que cambiar el modelo en verano para facilitar el juego y evitar la sudoración en las manos. Una buena opción es usar gel de magnesio para evitar el sudor y el desgaste de estas piezas.

_DSC0064 copia bj

Cómo evitar desperfectos

Normalmente llevamos las palas en una bolsa en el maletero del coche donde se alcanzan fácilmente temperaturas altas si el coche está aparcado en el exterior. Por eso es conveniente llevarla con nosotros o dejarla en una taquilla para evitar que se caliente demasiado. Tampoco hay que dejar la pala sola en el salpicadero o en la bandeja del maletero, ya que puede darle el sol directamente y podría deformarse.

Si durante el juego se hace un descanso, tampoco es conveniente dejar la pala expuesta al sol, aunque sea por un corto periodo de tiempo. Podemos guardarla en la mochila mientras tanto o colocarla en un lugar a la sombra para evitar un sobrecalentamiento innecesario. Además de los desperfectos que pueda sufrir, también puede ser difícil dar buenos golpes si está demasiado caliente.

Accesorios

Hoy en día hay un gran número de paleteros y bolsas para transportar nuestro equipo de pádel que cuentan con sistemas de climatización adecuada. De esta forma se mantiene la temperatura óptima de las palas dentro de esta bolsa y aguantarán en perfecto estado durante mucho más tiempo.

Es el caso de los modelos Apocalypse Team de Mystica, que incorporan la tecnología Climate Guard Technology (CGT2) para mantener la temperatura óptima de las palas; o el modelo Tour de Middle Moon, con el sistema TCT para idéntico fin.

Paletero TourPaletero Apocalypse

¡Que el calor no te impida seguir disfrutando del pádel!